Pages

Subscribe Twitter

12.25.2013

Desnutrición en la Adolescencia

Desnutrición en la Adolescencia

La Adolescencia es una etapa fundamental de crecimiento y desarrollo humano, marcada por cambios interrelacionados del cuerpo, la mente, el espíritu y la vida social, durante la cual el niño se transforma en adulto. Es también un periodo en el que aumentan las necesidades nutricionales, debido a la rápida acumulación de tejido nuevo y otros cambios vinculados con el desarrollo. Por ejemplo, más del veinte por ciento del crecimiento total de la estatura y hasta un cincuenta por ciento de la masa ósea del adulto se alcanzan durante la adolescencia, lo cual origina un aumento del cincuenta por ciento en las necesidades de calcio que se puede obtener en recetas saludables con bastante contenido lácteo. Así también se incrementan las demandas de hierro para abastecer a los glóbulos rojos y la mioglobina del tejido muscular recién formado. Aunado a esto, las adolescentes tienen otra necesidad de hierro de hasta un quince por ciento más para compensar la pérdida de sangre menstrual.

Paradójicamente estas demandas nutricionales derivadas del rápido crecimiento se contraponen con los cambios en la conducta alimentaria que ocurren en la adolescencia debido a factores culturales, a la necesidad de socialización y lo deseos de independencia propios de esta etapa. Estos hábitos alimentarios se caracterizan por:
  • Alimentación desordenada con tendencia creciente a saltarse comida, especialmente el desayuno y el almuerzo, concentrando la ingesta en el horario vespertino.
  • Alto consumo de comidas rápidas, golosinas y bebidas azucaradas de alta densidad calórica y bajo contenido de nutrientes específicos.
  • Baja ingesta de calcio, debido al reemplazo de la leche por bebidas o infusiones de bajo contenido nutricional.
  • Escaso control y conocimiento de los padres respecto a la alimentación de sus hijos adolescentes.
  • Tendencia frecuente a dietas hipocalóricas, especialmente en adolescentes mayores, asumiendo en muchos casos regímenes vegetarianos o dietas esotéricas muy restrictivas y desbalanceadas que pueden comprometer el potencia del crecimiento o inducir carencias específicas.
Como consecuencia de lo anterior, la adolescencia es una etapa con alta prevalencia de trastornos nutricionales, siendo loas más frecuentes la malnutrición por exceso y las carencias específicas de hierro y calcio por desnutrición. La desnutrición es el resultado de una deficiencia de proteínas, grasas e hidratos de carbono en la alimentación diaria. Cuando una persona no consume la cantidad suficiente de calorías durante un periodo de tiempo, el cuerpo usa las proteínas para suplir las necesidades energéticas. No olviden asistir siempre con un médico nutriólogo, no hay que auto ponerse dietas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario